Buscar

Solidaridad vs egoísmo. Existencia pandémica o Patoaventuras de vivir en la pandemia.



Photo by Philippe Leone on Unsplash

Esta nueva existencia nos tiene todo el tiempo preguntándonos si debemos buscar nustros propios intereses o ser buenos ciudadanos.

Ha habido videoconferencias filosóficas sobre qué es ser buen ciudadano en tiempos pandémicos.

¿significa obedecer al gobierno? ¿significa encerrarme voluntariamente? ¿significa salir a ayudar a los más necesitados?

Y qué pasa con aquellos que tienen sus propios intereses como: salir a pasear al perro, recibir a su empleada doméstica porque entre trabajo y niños no se dan abasto, salir a pasear con sus hijos porque ya no aguantan el encierro, etc. etc. ¿están siendo egoístas? ¿son malos ciudadanos?

Quizá a veces buscamos nuestro beneficio y nos sentimos culpables, y otras sacrificamos lo que quisiéramos hacer y somos buenos ciudadanos.

Paradoja Mitwelt

La terapia existencial nombra la paradoja mitwelt que nos podría ayudar con este dilema. Mitwelt es una palabra que viene del alemán y que podríamos traducir como ‘el mundo relacional’. Esta es una paradoja relacional.

Lo que refiere es que, como estamos todo el tiempo en relación con otros y con el mundo, a cada momento tenemos que elegir entre nosotros mismos y los demás.

Desde la cosa más simple como que vamos al cine con un amigo. El quiere ver la nueva película de guerra y nosotros queremos ver la nueva película romántica. Podríamos no ponernos de acuerdo y decidir que cada quien se va a ver su película. Pero la idea fue que fuéramos juntos al cine, así que uno va a tener que ceder a los intereses del otro. Uno terminará diciendo: vamos a ver la que tu quieres ver.

En ese momento uno sacrificó sus propios intereses por los intereses del otro.

Cuanso salimos con alguien y elegimos a qué lugar vamos, cuando nos ponemos de acuerdo en qué día y hora vernos con nuestros amigos, cuando tenemos la reunión familiar pero tenemos ganas de quedarnos en casa echando flojera, cuando alguien nos pide un favor. Todo el tiempo debemos elegir entre nuestros propios intereses y los intereses de otros. Si elijo lo que yo quiero, sacrifico los intereses de los demás. Si elijo lo que los demás necesitan, sacrifico mis intereses. Se escucha muy simple cuando hablamos de elegir una película, o ir a una fiesta. Pero este tipo de elecciones se van complejizando cada vez más. Hasta que llegamos al punto de la pandemia:

¿sacrifico mis intereses por el bien común, o sacrifico los intereses comunes por mi propio beneficio?

¿Acaso hay un actuar que sea el correcto?

Si siempre vamos al cine con el mismo amigo, y siempre se toma la misma elección: siempre A es el que cede y B el que disfruta su película, diríamos que A se somete, y B es egoísta.

En esta paradoja hay dos extremos: elegir siempre por nuestro propio beneficio es el extremo del egoísmo. Elegir siempre sacrificarnos a nostros mismos por otros, es el altruísmo, la solidaridad, y también la sumisión.

Podríamos decir que ninguno de los dos extremos es recomendable. Por lo tanto lo ideal es que dancemos entre uno y otro.

Si la vez pasada mi amigo cedió para ver mi película, la próxima vez yo cedo para ver su película. Y así nunca nos vamos al extremo del egoísmo, ni al extremo de la sumisión.

¿Y en la pandemia?

Sí, hay un llamado a que seamos solidarios. Muchos de nosotros buscamos, promovemos, fomentamos, pedimos, exigimos solidaridad. Sí, hay un llamado de que si tenemos que irnos a un extremo, en situaciones como el temblor de la ciudad de México del 2017, o la pandemia actual; sacrifiquemos nuestros propios intereses y nos vayamos al extremo solidario.

Sin embargo ni todos podemos, ni todos queremos. Algunos porque ciertas situaciones como mascotas, un hijo con autismo que no entiende que no puede salir, ser una madre o padre solter@ que tiene que trabajar y necesita ayuda con sus hijos, tener que salir a trabajar, etc. Otros simplemente no quieren y encontrarán miles de razones por las cuales no hay que hacer caso y más vale llevar una vida normal.

Lo ideal sería también un balance al que podemos llegar por dos caminos:

A) El primero es que la misma persona a veces sea solidaria y sacrifique sus propios intereses por el bien común; y que otras veces sacrifique el bien común en búsqueda de sus propios intereses.

B) El segundo es que las personas que podemos, sacrifiquemos todas nuestras necesidades durante el año 2020 por el bien común; para que las personas que no tienen elección, puedan buscar su propio beneficio; y así entre ambos grupos, la sociedad quede más o menos balanceada.

¿Entonces hay algo correcto?

Sí. El balance. Buscar que no haya ninguno de los extremos.

Como siempre, la perspectiva existencial te invita a que tomes conciencia. Es decir, reflexiones y elijas desde la conciencia libremente cual será tu posición en cada una de tus elecciones.

Cada que estás en relación con otro y debes elegir entre los intereses tuyos o los del otro, tómate sólo unos segundos en reflexionar y decidir tu acción libremente desde la conciencia.

0 vistas

​Última Actualización: 1 de junio 2020.

© COPYRIGHT 2018-2020 Creado por CIR-EX

TÉRMINOS, CONDICIONES Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD

  • Facebook page
  • Twitter page
  • Instagram
  • Correo

Música: VANILLA SKY

de Lights & Motion